Company of Wolves

Company of Wolves
Bark at the Moon

viernes, 13 de septiembre de 2013

Pelopaja.

Entre tú y yo, me quedo contigo.
Tú, que das patadas a tus libros y cierras la obscura manga de las palabras.
Tú, que miras al atardecer y maldices a tu creador.
Tú, que manas excedentes de temor de niño y de lesiones de adulto.
Tú, que te emborrachas a la noche porque nada de esto tuvo nunca sentido.
Sí, entre tú y yo me quedo contigo.

Yo soy un náufrago que se agarró al último botarate,
yo soy un elenco de razones para sentirme orgulloso,
yo fui un necio que creyó que lo sabía todo, un lobo de ojos secos detrás del último árbol,
ando por los pasillos y saludo a los que me tienen asco, moro por las avenidas
y aún espero una mano en el hombro.

Tú ya sabes que la mano irá siempre a los huevos.
Pedir comprensión es el primer mandamiento de la debilidad.
A ti ya te importa un huevo esta inundación de la mugre, de la mierda
que nunca escampa.
Tú has entendido que este nunca será nuestro lugar.
Tú arrastras tu culo de hermosa áspid por ese mundo de humanos llenos.
Tú mandas postales y sigues cortándole tajos al frío.

Sí, tú ya nada esperas,
acaso que el rey de la informática siga haciendo sonar las músicas.
Sabes que el resto se tornará óxido y andaremos por sus filos
mientras yo voy recogiendo las razones del robín.
Preferirte no es una cuestión de matemática, el valor de sufrir no conoce de logaritmos,
tú caes en la zanja mientras yo tapo mis palmarios agujeros, y la verdad
es el fondo del pozo hondo, donde hemos depositado a tantos muertos,
donde por fin escribiremos los versos de la última razón,
páginas de alacranes que no tendrán piedad ni contigo
ni conmigo.

3 comentarios:

  1. tú. tú eres mi cielo. mi amor plastónico, por siempre y para siempre jamás.

    ResponderEliminar
  2. Y entre ella y yo, me quedo con ella...

    ResponderEliminar